Por primera vez la gente me está diciendo que me ven muy morena, ¿será verdad? pero si apenas he estado al sol! eso sí, me he bañado más que nunca, le he cogido el gusto al agua, al agua helada que había en la piscina donde me he bañado, así que me encantaba, era algo así como las piscinas naturales del Valle del Jerte, pero a lo casero, y un poco menos fría, claro.

El caso es que ahora tengo que intentar mantenerlo, que es lo complicado. Aquí os dejo cuatro truquillos para intentarlo:

1º) Exfoliar la piel una vez a la semana, para que ésta se renueve  y no nos veamos “manchas”.

2º) Darnos crema cada día para mantener la piel hidratada, y si puede ser varias veces mejor.

3º) Beber mucha agua. Lo ideal, dos litros diarios, para mantener la hidratación de nuestra piel.

4º) Comer mucha zanahoria y verduras, sobretodo tomate, para aumentar el nivel de betacaroteno.

Si con esto no lo conseguimos, pues nada, habrá que tirar del autobronceador, ¿no creeis?