Ya teníamos algo de idea de que estas lámparas no son muy recomendables, pero ahora, ya es “oficial”, incrementan considerablemente las posibilidades de desarrollar cáncer de piel, sobretodo si empiezan a usarse antes de los 30 años.

“Según la revisión realizada por 20 científicos independientes de nueve países diferentes, entre ellos España, las cabinas de rayos UVA incrementan hasta un 75% las probabilidades de desarrollar un melanoma cutáneo cuando empiezan a utilizarse antes de los 30 años. Además de este agresivo tumor de piel, los especialistas citan varias evidencias concluyentes sobre la capacidad de estos dispositivos para causar melanoma ocular (el tipo de cáncer en el ojo más habitual en los adultos que afecta cada año a cinco de cada millón de españoles).” Sigue: elmundo.es salud.