Estamos hartas de repetirnos que tenemos que hacer más deporte, comer mejor, etc. pero quizás con solo unos pequeños cambios podamos ir notando la mejora en nuestro cuerpo.

No se trata de machacarte en el gimnasio ni de someterte a cualquier dieta exprés con el fin de llegar a tiempo para  presumir de tipo en la playa. Sólo consiste en modificar ciertas rutinas que pasan inadvertidas a diario y que pueden marcar la diferencia.

 Para Ata Pouramini, autor de “Tú eres tu Medicina”, se puede estar más sano sin esfuerzo, sin invertir una gran cantidad de dinero en los alimentos y poniendo atención y una pequeña dosis de fuerza de voluntad.

 

Para comenzar, hay que plantearse todo lo relacionado con ese “dulce que nos amarga la vida”.

 

1) Un comienzo importante es abandonar el azúcar refinado  blanco y  cambiarlo por estevia y otros productos naturales.  No sólo mejoraremos nuestro peso, sino también estaremos poniendo más barreras a las enfermedades cardiovasculares.

azúcar

Imágenes de shutterstock_

 

2) Otro hábito a modificar, lo antes posible, es la tendencia a permanecer sentados en nuestro puesto de trabajo horas y horas, y sólo levantarnos para lo imprescindible. Ojo a los estudios que relacionan el sitting con la retención de líquidos, los problemas circulatorios y las lesiones del aparto músculo-esquelético, entre otros. A falta de una concienciación colectiva, procura levantarte y caminar lo máximo posible entre tareas.

 mujer sentada

 

3) La sal, otro enemigo del peso, la tensión y el corazón. Cambia la de mesa por sal marina o sal del Himalaya. Esta última, sobre todo, es más pura, está menos tratada químicamente y aporta más nutrientes. Este producto sí, algo más caro, se puede encontrar en tiendas gourmets o especializadas.

sal 

4)Al hacer la compra recuerda no coger los productos precocinados. Congelados y otro tipo de alimentos procesados, como salsas, resultan antinaturales y su consumo elevado está relacionado con el cáncer.

 precocinados

5) Dedícate unos minutos al día, y ser posible en silencio.  Entrégate a lo que te guste, a leer, a pasear, a pensar, a escuchar música. Tu sistema nervioso, en constante ebullición por la avalancha de ruido, de información y trabajo se encuentra alterado, lo que repercute en tu salud emocional, mental y física.

 mujer leyendo

6) Por el mismo motivo, desconecta del mundo digital al menos dos horas antes de dormir. La rutina del sueño necesita relajación. No duermas ni mucho ni poco, si eres adulto de edad media, lo ideal son ocho horas.

 mujer movil antes de ir a dormir

7) Debes reducir el alcohol al mínimo. Es un estimulante engañoso. Produce un efecto inmediato de recompensa placentera, pero el límite entre la adicción y otros estados depresivos relacionados es muy difuso.

alcohol 

8) No te sobremediques. Sé responsable con el uso y abuso de la química. Cuando la necesites de verdad, como en el caso de las infecciones, tu cuerpo habrá desarrollado resistencia. Ya se está comprobando en el caso de algunos antibióticos.

medicamentos 

9) No olvides la importancia de una buena rutina para ir al baño. Cuando no vamos nos sentimos mal, hinchados y hasta de peor humor. Frutas, verduras y fibra natural y adoptar una buena postura te ayudará. Ata Pouramini recomienda, para personas con estreñimiento crónico, sentarse en cuclillas sobre un taburete.

 

estreñimiento

Imagen de shutterstock

10) Por último, cuídate de forma integral y busca una disciplina que te haga sentir bien en conjunto. Pouramini, en calidad de quiropráctico, recomienda el ajuste. La quiropráctica es complementaria la yoga y cualquier otro deporte en el que no sea necesario tanto esfuerzo aeróbico.

quiropractica 

 

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “El gato persa que quería comer caviar”. Es orientador en salud, experto en nutrición y  uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. 

También te puede interesar: 10 maneras saludables de perder peso

Banner Blog Down