Argo

Ben Affleck empieza a ser uno de los nombres más célebres de Hollywood. Y es que en “Argo”, su tercer largometraje como director (después de “Adiós, pequeña, adiós” y “The town: ciudad de ladrones”) el californiano ha sabido elegir con inteligencia un punto de partida sorprendente y narrarlo con un ritmo trepidante.

El rescate de seis empleados de la embajada estadounidense escondidos en Teherán durante la llamada crisis de los rehenes de 1979 es el hecho real en el que se basa una película de acción casi nostálgica, una thriller político emocionantísimo que ha sabido utilizar las claves del entretenimiento con una eficacia de la que no disfrutábamos hacía tiempo.

 

Con una introducción  muy gráfica que coloca al espectador de una forma  clara y concisa en el punto de partida del largometraje, el director se lanza desde el plano 1 a resolver secuencias de acción complejísimas con un savoir faire notable. Basándose en un episodio que raya lo inverosímil recientemente desclasificado por la CIA, Affleck rueda homenajeando las películas de acción de los años 70, sin alardes de efectos digitales ni montajes delirantes, como viene a ser habitual últimamente en dicho género.

Evitando pues la ostentación y recurriendo al más puro estilo artesanal, el realizador resuelve la planificación con soltura y con una cadencia asombrosa que mantiene al espectador con el corazón en la boca los 120 minutos de metraje. Affleck refuerza con “Argo” su figura como cineasta, pues no solo ha demostrado su talento como guionista en varias ocasiones, sino que es un actor  con encanto, un productor interesante y un director con mucha fuerza.

Ben Affleck in Argo

Con una pareja genial encarnada por John Goodman y Alan Arkin, que le dan a través de sus diálogos un buen varapalo al mundo del Starsystem, un protagonista guapo, valiente y bueno (el propio Affleck) y un coro de personajes secundarios con mucho atractivo, “Argo” es de las mejores películas de acción de los últimos años. Es una cinta que da en el clavo de la inquietud y la diversión, una joya del entretenimiento.