Son muchas las cosas que pueden arruinarnos un día estupendo en el último momento, pero a mí me parece que ninguna es tan recurrente como el cabello graso. Quien lo tiene sabe que se lava la cabeza una y otra vez y no hay forma. Lo vuelve a tener sucio enseguida.

No sé si alguna vez  te has preguntado qué es lo que produce el cabello graso. Precisamente la grasa del cabello es lo que lo mantiene sano y fuerte. Es decir, que todos los cabellos necesitan ser algo grasos para lucir como queremos. El problema es cuando se genera más sebo del que debería porque eso hace que se ensucie más de lo que sería deseable y sobretodo mucho más rápido.

 

cabello graso

Normalmente el pelo graso tiene un origen genético, pero también podemos ayudar a mejorarlo mediante el uso de los productos adecuados de los que ahora te cuento, no lavarlo en exceso aunque te parezca una contradicción porque eso hace que genere más sebo, y lo típico que también aquí influye como la mala alimentación, el estrés o la vida que llevamos.

También es conveniente cepillar bien el pelo antes de lavarlo, lavarlo con agua tibia a ser posible, o en cualquier caso no muy caliente, ni muy fría. Utilizar un acondicionador ligero, y exfoliar el cuero cabelludo, al menos una vez a la semana.

Lo fundamental es el tipo de champú que usas. Todas las marcas prácticamente tienen versiones para cabellos grasos pero alguna está más especializada como Kerastase, Schwarzkopf o Redken.

Si me pedís que elija una, es difícil pero para mí Redken es muy buena. No solo para cabellos grasos, sino en general es una marca que me ofrece confianza.

En verano tenemos que tener en cuenta además que no es la época más sencilla para cuidar el cabello graso aunque pudiera pensarse lo contrario. En invierno solo mojamos el cabello en el momento de la ducha o el lavado. Pero en verano, estamos constantemente mojándolo en la ducha, en la playa, en la piscina, cuando nos tenemos que bañar una y otra vez… Esto hace que los productos que nos damos pierdan eficacia.

chica en la playa

Un truco que yo misma practicaba en mis tiempos de jovenzuela era añadir al acondicionador (que entonces llamábamos “suavizante”) unas gotitas de zumo de limón. Lo hacía en verano y el pelo quedaba más brillante y aparentemente duraba más tiempo limpio. Hace tiempo que no lo hago pero por si alguna quiere probar.

Lo que recomiendan los expertos es que, si tienes cabello graso no lo mojes mucho sino poco y con buenos productos, como alguno de los que os he contado. Como pasa muchas veces, en ocasiones lo que nos parece más lógico no es lo mejor. Y lo mejor para el cabello graso no es lavarlo mucho sino lo que necesites y bien. Y claro, también hay que tratar de vivir lo más relajada posible, alimentarse de forma equilibrada y sana, y comprobar si tienes todas la vitaminas que tu cabello necesita. Si no, habrá que cuidarse más, o tal vez mejor. Recuerda que lo importante es que tu cabello graso no te juegue una mala pasada y lo mantengas a raya como mereces.

También te puede gustar: Alisado de keratina en casa: pros y contras. Mirad el resultado