El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento. De nosotras depende en gran parte que ese funcionamiento sea normal.

Su función más conocida es la de retener el abdomen y la pelvis, es decir sostener el aparato digestivo, urinario y reproductor. Lo que no es tan conocido es que para fortalecer el músculo no hay que hacer ejercicios súper costosos aunque es cierto que lo más recomendable es consultar con un experto y que él te oriente.

Así pues, el suelo pélvico es el responsable de controlar la continencia urinaria y anal con presiones, cierres y aperturas, que nos permiten retener o evacuar, según consideremos oportuno. Pero en contra de lo que se pensaba durante mucho tiempo, este proceso de contracciones no es innato al ser humano, sino que es un aprendizaje que adquirimos de pequeños, cuando comenzamos a dejar de utilizar el pañal y, se fue convirtiendo en un impulso natural de nuestro cuerpo.

suelo pélvico

¿Qué es lo que ocurre? Pues que con el tiempo el suelo pélvico se va debilitando y hay ejercicios que podemos hacer, que ayudan a fortalecerlo. Os podrá sonar raro pero hay kit de juguetes sexuales o bolas chinas o aparatos de este tipo  que pueden ayudar. Cuando el suelo pélvico se va debilitando, puede tener diferentes consecuencias como:

 

  • Incontinencia urinaria, leve o abundante.
  • Prolapsos: caída de los órganos intraabdominales
  • Dolor lumbar
  • Disfunciones sexuales: no sentir orgasmos o sufrir dolor en las relaciones.

 

Si sentimos cualquiera de estos síntomas, por pequeños que sean, debemos consultar con un especialista. En muchas ocasiones cometemos el error de normalizar ciertas situaciones, como suele ser una pérdida de orina leve al reír, toser, estornudar, etc. Pero es de las cosas que vamos dejando tal vez por falta de tiempo o porque no nos atrevemos, o porque pensamos que vamos a ser eternamente jóvenes… y…. pues es importante consultar con nuestro ginecólogo y/o con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, para que valoren el estado de nuestra musculatura pélvica. Es de las cosas que cuanto antes empecemos a tratar, mejor que mejor y más sencillo será que podamos prevenir esas  molestias. Estar en una cena con amigos, estornudar y/o reír, y sentir esas molestas gotitas de orina nos  puede cortar el buen humor de golpe y se terminó la cena. Nuestro cuerpo, incluido suelo pélvico estará ahí, pero nosotras, nuestro ánimo, habremos desaparecido…

suelo pélvico

Por cierto, después de mis partos yo también tuve que acudir a una fisioterapeuta, llevar un tratamiento y sí que me habló de las bolas chinas, que no sabía yo que podía haber de tantos tipos.  Y como entiendo que si a alguna se las recomiendan, es más complicado conseguirlas insitu, hay algunas webs como ésta,  sex shop Sexy Dream  con venta online que nos puede facilitar el trabajo.

 

También podemos prevenir todo esto, manteniendo nuestro suelo pélvico en forma. ¿Qué podemos hacer para ello? Ejercicios de Kegel, Abdominales Hipopresivos etc, como ya os explicaba en este post: Cómo mantener el suelo pélvico en forma y por qué es importante