No sé cómo contar esto pero algún día tenía que hacerlo, así que, sin paños calientes: estoy embarazada.

Sí, del tercero. Algo que cuando lo mencionas desencadena una pregunta inmediata que no deja de sorprenderme: “Pero ¿lo queríais o ha sido sorpresa?”
Y digo yo: ¿por qué no hacen esta pregunta cuando es el primero? ¿acaso es tan horrible eso de querer tener tres hijos? ¿o es demasiado y a mi no me suena para tanto porque mi madre tuvo cuatro hijos, y lo de tres me parece llevadero?

Sí, es cierto, que con estos tiempos que corren tan difíciles, es complicado, pero cuando alguien se compra un cochazo o se va de viaje de lujo total, nadie le dice eso de “con la situación tan difícil que hay ahora” ¿o no es así? Pues un hijo, aunque cuesta mucho más, no es comparable con cualquier situación que podamos atravesar. El querer tener un hijo es algo que va más allá de todo lo temporal y que no puedes dejar a un lado por comodidad, miedo o excusas. Sobre todo si has vivido la sensación de no poder tenerlos, eso hace que aún sean más deseados.

Esa pregunta y la de cuando alguien anuncia su embarazo y le responden: “¿lo estais buscando?”, siempre me han parecido un poco indiscretas. Y quizás yo misma pueda haber metido la pata alguna vez formulándola, pero no me gustaría ¿Qué es lo que están preguntando exactamente, que cómo llevas tus relaciones o cómo…?

Y también quería enviar un mensaje de “los milagros sí existen” a todas aquellas personas que quieren tener un hijo y no pueden. A mí me han dicho en más de una ocasión: “no vas a poder tener hijos” o que es casi imposible, pues aquí están, tres, por los que doy gracias a Dios cada día.
En muchos sitios he leído que las mujeres con endometriosis no pueden quedarse embarazadas, o es muy difícil, pues ánimo a todas aquellas que lo padezcan, y además hayan perdido alguno, tenido embarazos ectópicos, les hayan quitado alguna trompa, etc. aquí está la prueba.

En fin, que yo quería haceros un anuncio tipo este:

its-a-girl

 

Pero como al final parece que el sexo femenino se hace de rogar, y nunca podré comprar vestiditos y lazos rosas,  al menos podré utilizar unas fotillos de otra mujer que posa en la playa como a mí me hubiera gustado posar para vosotras, pero ya que lo ha hecho ella, lo aprovecho; total, Alessandra Ambrosio y yo tenemos un gran parecido:

Alessandra Ambrosio

Y sí, es un niño (como pone en la arena de la playa de la foto).  Al menos tendrá la vida más fácil, o eso creo yo, que con la presión que tenemos hoy en día las mujeres por ser superwoman, su vida y sus metas las veo siempre más asequibles… que no se me entienda mal, que no quiero extenderme explicándolo.

Así que ya sabéis qué tenemos en común Alessandra Ambrosio y yo; que creemos en los milagros. ¿Y vosotras?