“El lado bueno de las cosas” es una película sobre la vida.

Narra la historia de dos jóvenes con problemas mentales (él con trastorno bipolar, ella con depresión ninfomaníaca) que sufren por su enfermedad y por el rechazo social. Al conocerse deciden unirse y luchar juntos para salir adelante, todo ello buscando siempre el lado bueno de las cosas.

url-14

David O. Russell escribe y dirige esta película basada en la novela homónima “Silver linings playbook” del estadounidense Matthew Quick.
Bradley Cooper y Jennifer Lawrence (recientemente oscarizada por este film) interpretan a los dos personajes principales, Pat y Tiffany. Pat ha aprendido en un centro de rehabilitación que el hundirse en una negatividad profunda es el peor de los venenos y está convencido de que lo importante en la vida es buscar siempre la parte positiva. Su entorno le ayuda en su empeño por alcanzar la normalidad, un entorno fundamental en la historia en el que sus padres- un Robert De Niro y una Jackie Weaver entrañables-, su hermano, un amigo íntimo, su mujer,… le ayudarán a comprender que todo el mundo sufre algún tipo de desequilibrio por pequeño que sea aunque no esté diagnosticado.

Cooper y Lawrence  resultan espectaculares físicamente, y no menos espectacular es su interpretación a través de la que construyen dos personajes frenéticos y dulces, atormentados y lúcidos. La película que comienza de forma dramática acaba siendo una comedia romántica muy real y esperanzadora.

El lado bueno de las cosas

“El lado bueno de las cosas” es dura y muy simpática, con un baile final encantador tan imperfecto como tierno. Lo que es un resultado mediocre para unos puede ser un verdadero triunfo para otros. Muchos críticos han considerado que la película acaba de forma blanda, que el desenlace desmerece del resto. En absoluto: el final de esta película es tremendamente gratificante.

La vida también contiene sus alegrías.

Silvia Rodríguez- Bermejo