¡Feliz Año a todas! Ya estamos de vuelta a la rutina, y aunque cuesta un poco volver, vamos a intentar hacerlo de la mejor forma posible, poco a poco y recuperando las costumbres más saludables.  Para ello os voy a dar 5 consejos muy fáciles de llevar a cabo.

Bebe agua de mineralización muy débil

El primer consejo y más importante que quiero compartir con vosotras para recuperarnos de los excesos navideños se trata sencillamente de beber agua de mineralización muy débil. Con 6 u 8 vasos diarios estarás ayudando a tu organismo a depurarse.
El agua de mineralización muy débil tiene menor residuo seco, por lo que es más beneficioso para el riñón. Es beneficiosa para todo el mundo (y está especialmente indicada para niños y personas mayores).

Muévete

Practica deporte, y si no puedes o no eres muy deportista, como es mi caso, intenta caminar, ir andando al trabajo y subir las escaleras como si no existiera el ascensor.

5 comidas al día

Como ya sabes, es mejor comer 5 veces al día, que menos veces y más cantidad, y además así evitas el temido picoteo entre horas. Además, estas comidas deberían ser lo más equilibradas posibles, ya sabes, la pirámide nutricional, con más cantidades de frutas y verduras y los hidratos de carbono como los dulces y el pan lo dejamos para algo más ocasional.

No comas dulces

Sí, llegada esta época, deja los turrones, polvorones y bombones para otros, escóndelos y sustitúyelos por otros tentempiés más saludables. El primer día cuesta, dímelo a mi que estoy en ello, pero supongo que los días siguientes los iré echando de menos en menor medida.

Sé constante

Por último, si ya has conseguido llevar a cabo estas cuatro cosas, sólo te falta ser constante y mantenerlas en el tiempo. Evidentemente si consigues hacerlo todo el año, mejor que mejor, pero mi meta es llevarla a cabo hasta verano. Tampoco lo veo tan difícil, no es nada estricto, sino que son cosas relativamente fáciles de hacer. Sobre todo las dos primeras, creo que puedo mantenerlas todo el año ¿y tú?

Os dejo este vídeo y os pediría encarecidamente que me dejéis algún comentario sobre vuestras intenciones “saludables o no” en esta época. Así no me sentiré tan sola con mis kilos de más, mi “morriña” de vacaciones y de turrones, y mis ganas de lanzarme a la comida basura. Sé que solo necesito unos días para acostumbrarme, pero mejor acompañada ¿no?

¡Cuéntame por favor!