No sé si os pasa a alguna pero llegado este momento, con el cambio de armario, me vuelvo loca sacando y guardando ropa. Me da la impresión de que año tras año voy igual vestida, además de igual maquillada, igual calzada… no cambio mucho. La verdad, soy clásica y no sigo modas, más allá del ancho y largo de los pantalones, y poco más, el resto, siempre igual.

Por eso se me ocurrió que podía escribir este post con algunos tips para cambiar el look, darle un aire un poco más “fresco” o más moderno, sin tener que renovar el armario, que no estamos para eso, al menos yo no lo estoy.

Os propongo estas ideas para cambiar el look, espero os gusten.

  1. Ponte zapatos más altos. Sí,  más altos, más incómodos seguramente, si no puedes, prueba con plataforma, o tacón ancho. Seguro que cambias el look en un momento sin mucho esfuerzo.

    *Sandalias doradas de Steve Madden

  2. Peínate de forma diferente. Quizás con una horquilla a un lado, o una simple coleta alta si nunca la llevas, un toque en el peinado puede hacerte cambiar totalmente el look, usando tu misma ropa.

     

  3. Ponte pendientes largos, y grandes, ahora cuanto más grandes mejor. No me gustan tan excesivos como se llevan ahora, pero es cierto que he empezado a llevar pendientes algo más largo y favorecen muchísimo. También me he lanzado con los aros, que los tenía guardados y sin ninguna intención de volver a usarlos, pero ¡ahora me encantan!
    Pendientes grandes dorados
  4. Atrévete con las lentillas de colores. Este cambio le dará un toque de luz a tus ojos y quizás hasta te acostumbres a llevarlos de otro color de forma permanente. Hay lentillas que están diseñadas para realzar el tono de tus ojos sin cambiar completamente tu tono natural.

    lentillas de colores

  5. Ponte pañuelos cortos anudados al cuello, dan un toque diferente y muy favorecedor.
    Pañuelos cuello

    Imagen Zara

     

  6. Píntate las uñas de los colores que nunca antes lo habías hecho. Azules, morados, plateados, el primer día te encontrarás rara, y tal vez no te gusten, pero seguramente te irás acostumbrando y acabarás el verano con varios tonos que nunca hubieras pensado.
    uñas de colores
  7. Prueba con ponerte pestañas. No te asustes, las hay para todos los gustos, no sólo muy pobladas y negras a tope. Puedes ponértelas como si estuvieran maquilladas para un día normal de trabajo, y así no tener que maquillarte cada mañana, y sobre todo ¡desmaquillarte por las noches!, que para mi es lo peor.

Y por ahora no se me ocurre ninguno más, ¿alguna sugerencia? ¿quién se atreve con alguno de estos pequeños grandes cambios para nuestros looks?

También puede interesarte : Consejos para cuidar tus pies en verano