De vez en cuando pillo a mi chico dando un puñadito de chía a mis dos hijos mayores así, a cascoporro. Les pide que inclinen ligeramente la cabeza hacia atrás y que saquen la lengua al mismo tiempo. Mientras, él deposita unos cuantos granos y se queda tan contento. ¿A que sabe a nuez?, les pregunta; los pobres no pueden decir que no, así que sabe a nuez. Lo mismo hace con el sésamo y les dice que sabe a pipas… En fin…

semillas de chia

Pues la cosa es que lleva razón, porque he leído que la chía sabe a nuez, pero también he leído más cosas y ahora os cuento. Esta semilla es pequeñita y de color marrón oscuro, y ya los habitantes de Méjico de antes de la llegada de los españoles hacían con sus hijos lo mismo que mi raro esposo. Ahora se habla mucho de la chía y de lo estupenda que es y de todas las celebrities que la han descubierto; como ves, las modas a veces son más antiguas de lo que parece.

Ahora sé yo también que la chía se puede añadir a cualquier comida porque no le cambia el sabor, así que en una ensalada ni te enteras. Nos ayuda a mantenernos bien hidratadas y es fenomenal para las que hacemos… hacéis deporte –perdón, el subconsciente…-
ensalada con chia

Propiedades de la chía

Tiene muchísimo omega 3, mucho más incluso que el salmón, así que incorpora los ácidos grasos, pero de los buenos, que necesitamos.  En su día os dejé una tabla comparativa de nutrientes de la chia frente a otros alimentos: la chia y sus propiedades , como ejemplo deciros que tiene:

 1400% más magnesio que el brócoli
 100% más potasio que los plátanos
 200% más hierro que la espinaca
5 veces más calcio que la leche

yogurt con chia

Si la tomas con agua, su efecto saciante es increíble porque como tiene mucha fibra, se hincha en el estómago y nos ayuda a controlar el hambre. Pero como además tiene proteínas para dar y tomar, nos ayuda a mantener el tono muscular. Más delgadas, mejor nutridas e hidratadas, tonificadas por dentro y por fuera… Sólo faltaba que tuviera propiedades depurativas y antioxidantes, que las tiene, para ser perfectas.

Sin embargo, de todas sus propiedades, a mí me ha sorprendido sobretodo que es un excelente anti-antojos. ¿Sabes por qué? Pues un poco ya te lo he dicho; las semillas de chía tienen tantísima fibra, que si las tomas, por ejemplo, en el desayuno, o con el almuerzo, la sensación de saciedad nos ayudará a no picar entre horas. Ese platito ya partido de dulces… no sigas, no sigas… -me digo-
como se toma la chia

Cómo se consume la Chía

Lo ideal es consumirla habiéndola dejado en agua, zumo natural o leche vegetal durante un tiempo para que se forme el mucílago y aprovechar todas las virtudes de la fibra soluble. Puede dejarse una cucharadita en agua durante la noche y tomarla en ayunas.

Chía con zumo de limón en ayunas

También se puede tomar en ayunas con zumo de limón, estaremos además añadiendo las propiedades antioxidantes del limón.
Las cantidades recomendadas son:

  • 1 cucharadita de semillas de chía (5 g)
  • 1 vaso y ½ de agua (300 ml)
  • Un limón
  • 1 cucharada de miel (25 g) -opcional-

Se deja al menos una hora las semillas de chía en remojo en agua. Después se mezcla el zumo del limón con ese agua con la chía. Se puede añadir una cucharadita de miel para endulzarlo (en mi caso si no, imposible).
semillas de chia con limón
Hay quien dice que es una manera eficaz de perder peso, yo no diría tanto, una cosa es que sacie y otra que elimine grasa y haga perder peso, pero bueno, si lo hiciera, mejor que mejor.

Vamos, que la próxima vez que mi chico llame a los niños para enchufarles un puñadito de chía a granel, ahí que igual me presento yo también aún a riesgo de que nos dé a todos la risa y acabe por el suelo algo tan valioso y tan estupendo. Os mantendré informadas…