Hablamos mucho del suelo pélvico y de la importancia de mantenerlo en forma, y casi siempre lo hacemos pensando en la salud. Está muy bien ser conscientes, de ello, pero tiene más consecuencias como por ejemplo la salud sexual y el bienestar en pareja. Pero vayamos por partes.

El suelo pélvico no es una especie de plataforma sobre la que se asientan vejiga, uretra, útero, vagina y recto. Sí, todos esos órganos se apoyan en el suelo pélvico, pero éste no es sino un conjunto de músculos y ligamentos. Esto quiere decir que mantenerlo en la posición adecuada puede ejercitarse. Ahh, se me olvidaba; los hombres también tienen suelo pélvico aunque parece que solo nos ocupamos del femenino como haremos en este caso.

Dicho de otra forma, si el suelo pélvico es un músculo y si se puede ejercitar para mantenerlo en la posición adecuada, entonces nosotras podemos hacer por ello. Vamos allá. Primero date cuenta que un suelo pélvico debilitado produce efectos físicos no deseados, pero también psicológicos. Puede provocar incontinencia urinaria, pero también disfunciones sexuales y esto puede afectar a nuestra vida íntima y en pareja. También puede tener otras consecuencias, menos importantes pero también molestas, como por ejemplo que los tampones no se mantienen correctamente en su sitio, causando sensación de molestias.

suelo pélvico

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Hay dos ejercicios que pueden hacerse, que podemos hacer en casa y que ayudan a mejorar el estado del suelo pélvico y que tienen como consecuencia una mejora de la satisfacción, un incremento del deseo sexual, evita los tan denostados prolapsos abdominales, y mejora el posible dolor lumbar. Me refiero a los ejercicios Kegel y al uso de bolas chinas. Por partes.

Los ejercicios Kegel consisten en relajar y contraer consecutivamente los músculos de la zona pélvica. Es algo a priori sencillo pero mi consejo es que sea un ejercicio pautado debidamente por un profesional, bien sea un fisioterapeuta o un ginecólogo. Lo que debe hacerse es mantener la respiración cuando se contrae y soltar el aire cuando relajamos. Así varias veces al día durante varias semanas dependiendo de cada una y de lo que nos hayan aconsejado.

suelo pélvico

Otra forma de fortalecer el suelo pélvico es el uso de bolas Ben Wa, también llamadas bolas de geisha o más comúnmente bolas chinas. Son dos, van unidas por un cordón y lo que no suele saberse es que tienen dentro otras más pequeñas que se mueven y chocan con la pared de la bola más grande que la contiene. En contra de lo que se piensa, la misión fundamental de las bolas chinas es mejorar la salud corporal y no el placer sexual aunque si además resulta placentero, pues mejor que mejor. Para que las bolitas de dentro choquen con la grande lo que debe hacerse es simplemente andar.

Lo importante en el caso de las bolas chinas es saber elegirlas bien porque no todas se adaptan a nuestro cuerpo. Las hay que son solo una bola, también sin cordón, y las más típicas que son las vaginales. También varían según el peso y el diámetro. No por ser más grande nos ayudarán más y mejor. Insisto, cada una somos de una manera y lo que debes hacer es dar con las tuyas. Las mejores para hacer ejercicios Kegel son las vaginales, pero todo eso es a priori. Prueba y a ver qué tal.

También te puede interesar: Desodorantes antitranspirantes: ¿son nocivos para la salud?