Para los que ya hemos dejado el café o para los que están intentando dejarlo y buscan una alternativa,  las infusiones son una gran elección, aunque no todas tienen los mismos efectos y beneficios. El té es la infusión más consumida en todas sus versiones pero algunas como el té negro o té rojo tienen bastante teína, estimulante del cual no es aconsejable su consumo regular.

Os presento un té prácticamente sin teína que tiene multitud de beneficios para la salud sin renunciar a un gran sabor.

El té kukicha o té de tres años, es una bebida japonesa con grandes beneficios para nuestra salud. Se prepara con ramitas y tallos de la planta Camellia sinensis y tiene potentes efectos alcalinizantes y remineralizantes para nuestro organismo.
Para su preparación se recolectan las plantas y se preparan al vapor, se separan tallos y ramas de las hojas y se almacenan durante tres años como proceso de curación y se van clasificando por tamaños y calidad. Una vez finalizado el proceso se tuestan para conseguir ese aroma cremoso y con notas de nuez tan especial.

Este té se utiliza mucho en dietas macrobióticas que lo consideran como una de las bebidas más saludables y beneficiosas para nuestra salud.

 

 Té kukicha

Características y Beneficios

Su principal Beneficio es su potente poder alcalinizante. Nos ayuda a equilibrar los niveles de acidez del cuerpo. Como sabéis la los niveles de acidez corporales son la causa de muchas enfermedades como el cáncer  y con la alimentación y procesamiento de alimentos ingerimos gran cantidad de alimentos ácidos que incrementan nuestra acidez corporal como es el caso de las carnes, productos lácteos, huevos, harinas, productos refinados…

La acidosis incluso leve puede ocasionar múltiples trastornos cardiovasculares, inmunitarios, dificultad en la pérdida de peso, envejecimiento prematuro, fatiga, problemas en huesos y articulaciones,… Para paliar este exceso de acidez el cuerpo tiene que tomar muchos minerales que si no se ingieren en la dieta se extraen de las reservas de huesos y órganos vitales que se desmineralizan  y no realizan sus funciones con normalidad.

El exceso de acidez provoca también que el organismo retenga más grasa de la normal.

Ya hemos hablado también que el cáncer sólo aparece en personas con altos niveles de acidez, ya que las células cancerígenas no pueden desarrollarse en ambiente alcalino o básico.

Además de tener mayor poder alcalinizante que cualquier otro té japonés, el té kukicha tiene también propiedades remineralizantes. Una taza de kukicha contiene buena fuente de calcio, zinc, selenio, cobre, manganeso y fluor. Además es rico en vitaminas del grupo B, vitaminas C y A, flavonoides y catequinas, potentes antioxidantes que combaten los radicales libres y evitan el envejecimiento celular.