A menudo oímos hablar de reflejos, mechas, balayage, melting… esta última la he conocido hace poco, al parecer es la que suele llevar Paloma Cuevas… yo misma me pierdo entre diferentes técnicas de color para el cabello. Por eso me ha parecido interesante hacer un repaso de ellas y que los expertos de Cabello Experience nos cuenten en qué consiste cada una de ellas.

Balayage: un éxito acertado

“Son ya un clásico que no pasa de moda y con ellas conseguimos un resultado desenfadado.  Se caracterizan por el trabajo a mano alzada, creando reflejos de forma irregular y con efecto raíz. El color aparece de medios a puntas y eso es lo que las ha convertido en populares: su bajo mantenimiento y sus altos resultados. Con las balayage podemos resaltar nuestro rostro, jugando con la zona en la que aplicamos los reflejos y dándole una mayor sensación de movimiento.”, asegura Charo García de Ilitia Beauty & Science desde Balmaseda (Bizkaia).

 

mechas balayage

Foto: clara.es

Foilayage: melena multidimensional

“Son la evolución de las balayage. El resultado es muy natural, algo que tiene en común con la mayoría de las técnicas, y su diferencia está en el modo de aplicación, en las que se combina la aplicación manual y las láminas de aluminio solo en algunas zonas, aquellas en las que queremos intensificar la luz, normalmente cerca del rostro. Así se logra una transición mucho más fluida y casi imperceptible. Lo que conseguimos es una melena con mucha profundidad y dimensión, por eso es ideal para un cabello apagado o con poco cuerpo. Esta técnica es la más adecuada para las morenas.”, comenta Raquel Saiz desde Torrelavega (Cantabria).

 

Babylights: recuperando el tiempo

“Estas mechas intentan imitar los reflejos naturales y sutiles que el sol crea en las melenas infantiles. Por eso son tan finas y se crean desde la raíz. Los tonos más claros, que pueden ser dos o tres, se aplican para que los mechones se mezclen entre sí. Lo que conseguimos es un contraste cromático, más oscuro y más claro, muy delicado que aporta dimensión y sensación de densidad, textura. Por eso es especialmente recomendable para melenas muy finas o con poco cuerpo.”, explica Charo García desde Balmaseda (Bizkaia).

 Melting: la magia de mezclar color

“Esta técnica lo que consigue es crear una transición gradual de color sin que se note dónde termina un tono y donde comienza el otro. Se puede hacer hasta con tres tonalidades, en raíz, medios y puntas, y combinarse con otras técnicas. Así aporta naturalidad y mucho más cuerpo. Además, si no hay muchas canas, el mantenimiento es mucho más sencillo.”, asegura Rafael Bueno desde Málaga.

técnicas de color cabello Melting

Mechas Babyligths + melting Rafael Bueno Peluqueros

Como os decía, ésta es la técnica que lleva Paloma Cuevas, según Vanity Fair

Paloma Cuevas Cabello

 

Pues nada, ya que sabemos un poco más de las técnicas de color, solo nos falta elegir la que más nos guste y buscar un sitio de confianza para que nos las hagan  ¿Cuál os gusta más?

También te puede interesar: Mis champús sin sulfatos preferidos